El proyecto de la planta de tratamiento de Edar Bens para rastrear la dinámica epidémica en A Coruña y su área metropolitana ha servido para desarrollar modelos matemáticos a partir de la carga viral encontrada en las aguas residuales y de las cifras epidemiológicas del sistema sanitario.

Este modelo ha permitido una estimación que ronda una fiabilidad del 90% del número de infectados (con y sin síntomas), y por lo tanto, ayuda a comprender la incidencia real de la pandemia en esta población de 369.098 habitantes.

Varios medios se han hecho eco de este proyecto que puede servir como herramienta eficaz de alerta temprana para predecir rebrotes. Más información: