Tel. 981 154 080 visitas@edarbens.es

Las instalaciones

¿Qué es una EDAR?

Una estación de depuración de aguas residuales (EDAR) es una instalación que limpia y trata las aguas residuales urbanas para que puedan ser devueltas al medio natural.

El agua que se vierte a la red de alcantarillado, una vez utilizada en las casas y en las industrias, contiene restos de necesidades fisiológicas, aceites, restos de comida, jabones, detergentes… Estas aguas contaminadas deben depurarse antes de ser devueltas al medio natural para preservar el equilibrio ecológico.

edar

¿Cómo funciona?

Las aguas residuales llegan a la EDAR a través de los túneles de Elviña y Riazor y pasan por un primer proceso de tamizado, para eliminar los residuos sólidos de mayor tamaño, y otro de aireado, para separar las arenas y las grasas.

Las aguas pretratadas se someten a un segundo proceso donde por gravedad son eliminados los sólidos en suspensión.

Al agua libre de arenas y de grasas se le insufla aire. Esta inyección de oxígeno favorece el crecimiento de microorganismos presentes en el agua que se alimentan de la contaminación biológica disuelta y contribuyen a su depuración.

En esta fase se separa el agua tratada y el fango generado en el proceso biológico.

Antes de devolver el agua al mar a través del emisario se utilizan rayos UV (similares a los del sol) para garantizar que el agua es apta tanto para el baño como para la fauna marina.

El fango se separa del agua, se tamiza y se espesa antes de someterlo a un tratamiento con calor y ausencia de oxígeno. En este último proceso se genera gas metano que se aprovecha como energía para la propia EDAR. La deshidratación y secado de los fangos da lugar a un residuo seco apto para la agricultura o la combustión.

El agua, una vez depurada, se vierte al mar a través de un túnel de 900 metros de longitud con 14 difusores que diluyen el vertido para respetar el medio marino.